MUSEO DE SITIO PACHACAMAC

El Museo de Sitio de Pachacamac, que forma parte del Sistema Nacional de Museos del Instituto Nacional de Cultura, tiene por objeto integrar el sitio arqueológico con la comunidad en general. Presenta los materiales y difunde los conocimientos y las hipótesis relacionadas con uno de los centros ceremoniales más importantes de la arqueología peruana.
Fundado el 21 de noviembre de 1965 por el doctor Arturo Jiménez Borja, el museo surge como una necesidad ante la acumulación de investigaciones que en el sitio venia realizándose. Se hizo necesario un Museo para la preservación y exposición del Sitio y de los numerosos objetos arqueológicos recuperados del mismo.

El Museo continúa cumpliendo estos primeros objetivos y trabaja para acercar a la comunidad al patrimonio cultural, mediante la exhibición y presentación del Sitio y de los materiales más importantes de manera atractiva y educativa para el visitante.

El Museo intenta darle la suficiente información al visitante para entender el Centro Ceremonial de Pachacamac y ubicar este dentro de la historia de la arqueología peruana. Mediante su exposición, el Museo busca involucrar a la comunidad circundante y al público que lo visita con la importancia de este monumento que actualmente se encuentra en la Lista Indicativa para ser declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad.

En sus principales salas se observan muestras de las principales expresiones artísticas de los diferentes ocupantes de Pachacamac, especialmente cerámica y textiles. Además se cuenta con una sala de exposiciones temporales donde se presentan todos los valores patrimoniales del área de influencia del Centro Ceremonial, a lo largo de todo el valle bajo y medio del río Lurín.

Según una leyenda, en el principio del mundo no había alimentos para el primer hombre y la primera mujer a consecuencia el hombre murió de inanición. Por su parte, el Sol fecundó a la mujer, pero Pachacamac, celoso, mató al hijo que ella dio a luz. Lo despedazó y lo enterró y de sus partes nacieron los alimentos esenciales: de los dientes el maíz, de los huesos las yucas, entre otros frutos y vegetales. Pachacamac era considerado invisible y por tanto no existen imágenes artísticas que lo representen. Recibe también su nombre el centro de peregrinación situado en el valle del Lurín, al sur de Lima, donde se le rindió culto durante varios siglos.

CERAMICA

En el Centro Ceremonial de Pachacamac encontramos cerámica perteneciente a los diversos ocupantes del sitio a través del tiempo. Los estilos más representativos y sobresalientes son los de las culturas Lima, Wari, Ischma e Inca.

Cerámica Lima (200 - 800 d.C.)
Este estilo cerámico se caracteriza por la presencia de un tipo de decoración llamado "interlocking" (que significa entrelazado) denominado así por la presencia de serpientes y peces que se repiten en serie de modo entrelazado. Los diseños de este estilo son altamente elaborados y de color negro y blanco sobre un fondo preferentemente rojo. Complementan a los diseños de peces y serpientes una serie variada de dibujos geométricos.

Cerámica Wari (800 d.C. - 1200 d.C.)
La influencia de la cultura Wari llego a Pachacamac dejando claras huellas en la cerámica. Esta cerámica está representada por una serie de estilos que representan y copian a los dibujos y decoraciones de la cerámica Wari, aun después de la influencia de esta cultura en la región.

Recientemente los investigadores han revalorado la importancia de los textiles en el mundo andino, encontrando evidencia que éstos eran objetos de lujo y prestigio. Es por eso que el arte textil en el mundo andino alcanzó un elevado nivel de especialización, representando el pensamiento mítico andino que en otras formas artísticas no podían recoger.

Pachacamac tiene una muestra de este arte textil que comprende ejemplos de todas las ocupaciones del Centro Ceremonial. La mayoría de ellos provienen de los entierros identificados en el sitio, siendo los más representativos los utilizados en el Horizonte Medio con la Cultura Wari y, posteriormente en el Horizonte Tardío con la Cultura Inca.

PUERTA DEL TEMPLO

Esta puerta fue hallada durante los trabajos de restauración y excavación del Templo Viejo de Pachacamac, realizados en 1938 por el Dr. Alberto Giesecke. Se piensa que se trata de la puerta de acceso principal a este Templo. Sobre esta puerta se tienen algunas informaciones ya en la crónica de Miguel de Estete, quien relata en su obra "Noticias del Perú" (1533) la entrada de la expedición de Hernando Pizarro al Santuario de Pachacamac. Estete describe la puerta: "…esta puerta estaba tejida de diversas cosas; de corales y turquesa y cristales y otras cosas."
Se trata de una puerta hallada durante los trabajos de excavación, que está hecha en base a una serie de palos de madera amarrados entre sí por hilo blanco, que atraviesan intercaladamente y sucesivamente, hasta darle rigidez. Esto es cubierto por una tela llana sobre la cual se cosieron una serie de objetos. En la actualidad se conservan todavía en la puerta, 24 valvas de Spondylus (concha de gran valor ritual en el mundo andino), algunas lamentablemente fragmentadas

EL IDOLO

El ídolo fue descubierto por el Dr. Alberto Giesecke en 1938, durante los trabajos realizados en el Templo Pintado o Templo de Pachacamac. Este ídolo fue tallado en un madero, al parecer, de lúcumo y representa en la parte superior a un personaje repetido en su lado opuesto.
En la parte superior el Ídolo presenta un personaje de unos 50 cm de alto. Este personaje tiene dos caras que miran para lados contrarios. En uno de los lados la vestimenta aparece con decoraciones de maíz, mientras que al otro lado aparecen figuras de animales.

Debajo de este personaje el Ídolo se encuentra decorado con una serie de dibujos, destacando felinos, serpientes y personajes antropomorfos entre otras decoraciones.

La parte inferior, carente de decoración, iba enterrada, permitiendo al ídolo estar de pie en todo momento.

Este ídolo representaría a uno de los oráculos más prestigiosos y temidos del área andina, al punto de gozar del respeto y reconocimiento de los Incas cuando estos llegaron a la costa central del Perú.

Las primeras referencias sobre este ídolo provienen de la información de los cronistas, el ídolo en palabras de Garcilaso "…era tanto que le temían que no osaban mirarle, y así los sacerdotes entraban en su templo de espalda al ídolo…para quitar la ocasión de alzar los ojos a él".

EL DIOS PACHACAMAC

El oráculo de Pachacamac es una de las divinidades más importantes del mundo andino, que mantiene una continuidad de muchos siglos. Originario de la costa central, esta divinidad tuvo tanto prestigio que sobrevivió a la influencia Inca y española, incorporándose a las creencias foráneas.
En la mitología Inca, Pachacamac aparece como dios del fuego e hijo del dios sol, Fue considerado controlador del equilibrio del mundo, un mundo plano que terminaba en el mar. Se creía que era el rejuvenecedor del mundo creado por Viracocha.

Además estaba vinculado a los movimientos sísmicos, ya que se creía que los temblores y terremotos eran expresión de su enojo. Se trataba de una huaca poderosa y temida dentro del panteón Inca.

Dirección:
Antigua Panamericana Sur Km. 31.5 / Distrito de Lurín. Lima, Perú

Horario de atención:
De martes a domingos de 9:00 a.m. a 5:00 p.m.

Recomendaciones para el visitante:
Traer ropa cómoda, zapatillas, gorro, lentes y bloqueador (dependiendo la temporada)
No se debe ingresar con alimentos a la Zona Arqueológica, para ello se cuenta con zonas de esparcimiento y cafetería.
Por el tipo de recorrido, no olvidar traer su provisión de agua
Ingresar a los SSHH antes de empezar su visita, ya que dentro del Santuario no hay tal servicio

Dirección:
Avenida General Borgoño S/N Miraflores
Lima – Perú
Telefax 445 – 8695
Teléfono 440 – 8276

Horario de atención:
09:00 a.m. a 16:00 p.m. todos los días excepto los martes.


Website: www.pachacamac.perucultural.org.pe/

Precio por persona: $

 

 





Todos los derechos reservados para Turifax S.A.C.® Copyright 2007 - 2010| Políticas de reservas