Lima Food Week: los mejores restaurantes reducen sus precios

Hace dos ediciones que Tragaluz –el restaurante que Augus to Baertl trajo a Lima - - hace dos años– forma parte de la tentadora lista de locales que son parte de Lima Food Week, aquella iniciativa de Restorando que a inicios del 2015 propuso a los comensales limeños vivir una experiencia gastronómica al estilo de ciudades como Nueva York, Sao Paulo, Santiago y Buenos Aires. La propuesta apuntó a que el público local tuviera la oportunidad de probar la variada oferta de restaurantes cinco tenedores a precios más accesibles, invitando así a conocer de cerca lo mejor de nuestra gastronomía.

Como el restaurante del Belmond Park Hotel, otros locales se han animado a apoyar esta tercera edición, que también suma novedades en su lista de 29 locales. Aquí le presentamos dos de ellas.

OISHII, MIRADA ORIENTAL
Santiny de los Santos y Toshiro Konishi tienen en algo en común: ambos aman el mar. El joven cocinero es natural de Chimbote y vive frente a esa despensa marina que Toshiro respeta tanto porque por más de 40 años ha sido su principal proveedor de insumos frescos y de calidad.

Discípulo del buen Toshi desde hace 18 años (cuando el itamae tenía su restaurante junto al Sheraton), Santiny aprendió desde muy joven el rigor de la cocina japonesa, aquel asociado al respeto absoluto del producto. Por eso, ahora que conduce la cocina de Oishii, su premisa no solo apunta a servir insumos frescos –incluso vivos– sino procurar que el sabor natural de pescados y mariscos se luzca por encima de cualquier salsa o acompañamiento. Esto, justamente, es lo que Oishii busca mostrar a sus comensales.

En el restaurante nikkéi de Toshiro, el joven cocinero acogerá por primera vez a los seguidores de Lima Food Week, que en su tercera edición va del lunes 18 al domingo 1 de mayo. Para ellos la casa ha seleccionado dos menús, uno de almuerzo y otro de cena, con tres alternativas a elegir de entrada, fondo y postre.

Platos como el nisakama (mero de profundidad cocinado en shoyu japonés y kion) o las conchas maca-caviar son representativos de la cocina estilo kaiseki del itamae mayor, aunque también se incluyen platos como el anticucho Toshi y la causa limeña con pesca macerada al miso, dos guiños criollos que confirman que el corazón del buen Toshi también es peruano.

MURAGLIA: CASERO ITALIANO
Cuando Gino Di Bello Bozzo pensó Muraglia, imaginó las paredes que rodean la ciudad italiana de Monopoli –cuna de su familia paterna– enmarcando los sabores de la Liguria, especialmente de la localidad de Sori, de donde llegó su abuela materna. Como arquitecto, plasmó al fondo del salón comedor una gran pared inspirada en esa muralla que da nombre al restaurante; y como buen italiano aficionado a la cocina, trasladó a la carta platos del recetario heredado por tres generaciones.

Orgulloso de su cocina–que no es la italiana en general, sino la que se acostumbró preparar en su casa de La Punta, Callao, donde sus abuelas migrantes cocinaban a su gusto–, reunió una larga lista de platos. Están los ñoquis de su ‘nona’ Angelita, el tuco de pulpo (haciendo honor a ese mar biodiverso que rodea a Italia y al Perú) y el pesto hecho con piñones y albahaca, en mortero con aceite de oliva, ajo y queso pecorino; las pastas frescas se preparan artesanalmente, cada día, poco antes de iniciar servicio. Ya llevan cinco meses atendiendo al público, y ahora se preparan para recibir al público de Lima Food Week.

Su propuesta es un extracto de su carta, para almuerzo y cena. De entrada destacan los arancini, una receta que la abuela solía hacer con el risotto que sobraba del día: ella formaba bolitas que aderezaba con pesto y tomate confitado, para luego freír. También figura como primer plato un tentador carpaccio de pulpo, bañado en aceite de oliva, parmesano, tomillo y poleo (orégano fresco).

De su recetario también se ofrecen los ñoquis al pesto de albahaca, el risotto funghi, los malfatti de ricota y espinacas a la crema, y de postre, un clásico tiramisú, entre otras opciones. Los precios de su carta bordean los 39 soles (plato), así que la opción de este menú resulta económico para quien se anime a conocer una nueva propuesta.

LOS RESTAURANTES QUE PARTICIPAN
En esta tercera edición participan 29 restaurantes. En Miraflores está Nos Restaurante, Marchand, Oishii, La Cabrera, El Parrillón, ámaZ, La Nacional, Costanera 700, Muraglia, Tragaluz (Belmond Miraflores Park), Mayta, Aché, Pescados Capitales y Social Restaurante & Bar (Hilton Lima Miraflores). En San Isidro participan Market 770 (Westin), La Locanda (Swissotel), Tzuru, Bravo Restobar, Quimera (BTH Hotel), Perroquet (Country Club Lima Hotel), Malabar, Barrio Tapeo Peruano y Maras (Westin). Costa Verde, Hotel B y La Cabrera participan por Barranco, y por La Molina está Nikko. De San Borja se incluye a Asakusa y Pescados Capitales.

Las reservas ya están disponibles en el sitio web www.limafoodweek.com. Elija y haga su reserva del 18 de abril al 1 de mayo.

A TENER EN CUENTA
59 soles es el precio fijo del menú Lima Food Week para la hora del almuerzo. 29 soles cuesta una cena en los restaurantes participantes de esta iniciativa que propone menús a precios reducidos. 20% de descuento adicional tienen los comensales que pagan con tarjeta American Express. Debe indicar ello al hacer su reserva.

 

 

 





Todos los derechos reservados para Turifax S.A.C.® Copyright 2007 - 2010| Políticas de reservas